Un mal método

Por René Jofré en La Segunda

Esa importancia estratégica explica las declaraciones del presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, quien llamó a que el Estado revise el contrato con la concesionaria del Puerto de San Antonio. En una extraña elipsis, la demanda por que el Estado no sea neutral “unió” en su reclamo a un gremio empresarial y a los trabajadores en huelga.

Pero lo que muestra el reciente paro portuario, es lo que ha sido un clásico de la administración del Presidente Piñera en su gestión de conflictos sociales. De distintas formas, en Barrancones, Magallanes o Aysén, entre otros, se demostró que el Gobierno casi siempre reaccionó sin una estrategia clara, con escasa capacidad táctica y de manera tardía.

El Gobierno ha alineado su estrategia frente a lo social más o menos en los siguientes pasos: se afirma un concepto inicial de forma taxativa y categórica, por ejemplo, “este es un problema entre privados”. Luego, se intenta asociar la movilización sólo con un problema de orden público. Si esto no tiene efecto, que casi nunca lo tiene, siguen anuncios acerca de la posibilidad de invitar a las partes a un diálogo. Se instala finalmente una mesa de trabajo o algo por el estilo, y en esa instancia se accede a lo que en principio se negó. Es decir, se trata de acomodar la realidad, como en el mito de Procusto y su lecho, a la idea previa que se tiene en mente para resolver el conflicto, de una manera rígida. Al darse cuenta de que esto no tiene resultados, se va recortando la idea inicial para terminar concediendo lo que antes se planteaba como no transable. Es como si el gobierno se desmintiera a sí mismo una y otra vez.

Es cierto que en toda negociación debe haber flexibilidad táctica, pero eso es algo distinto a una política de zigzagueos y bandazos. La rigidez de no salir de lo preconcebido pareciera indicar cómo los modelos ingenieriles que predominan en las ideologías conservadoras o liberales imponen un marco rígido a la posibilidad de entender, incluso desde posiciones de fuerza política, una negociación con sectores sociales.

Como decíamos, no es primera vez que el Ejecutivo, en el inicio de una contienda, la minimiza o evita involucrarse, para después terminar como protagonista principal. Esto también se observa con meridiana claridad cuando al conflicto se le da el carácter de problema de orden público, sin separarlo de los aspectos sociales. Pero como se ha hecho tantas veces, parece un método. Un mal método.

Ahora que este período presidencial termina, se puede evaluar que éste ha sido desde el comienzo uno de sus problemas más agudos y que sigue sin solución. Este “método” es una forma que ha dañado al propio Gobierno, que parte golpeando la mesa y termina “corriendo en círculos”.

Queda por ver si esta forma de relacionamiento social y la gestión de conflictos es un tema que concierne solamente a esta administración, dada la visión de mundo que se le atribuye, o si todos los gobiernos, independientemente del signo que sean, tendrán problemas similares, ya que se ha instalado desde 2011 una fuente de fuerza ciudadana con el poder que otorga legitimidad a las demandas sociales.

X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.