Sergio Bitar: “La Presidenta no tenía conocimiento” de este negocio

Hace unos días, fue uno de los más enfáticos en pedir que Sebastián Dávalos diera un paso al costado para no afectar a La Moneda, y ahora analiza la salida del hijo de la Presidenta.

Usted la semana pasada pidió que Dávalos renunciara para no dañar al Gobierno. ¿Lo dejó conforme su salida?

—Tomó una decisión correcta. Para el Gobierno despeja lo que fue, a mi juicio, un error de apreciación sobre el efecto ético de un negocio especulativo, teniendo una relación de familia con la Presidenta. La renuncia denota que se percató del tema y es posible que haya pasos posteriores de aclaración necesarios por parte de las autoridades de los bancos y aclarar también el tema del cambio de uso de suelo.

Dávalos dijo que no fue imprudente su reunión con Andrónico Luksic. ¿Coincide con eso?

—Al momento en que estas cosas ocurrieron creo que el error estaba en el hecho de no percatarse del efecto politico- ético de una operación especulativa donde se pueda suponer y sospechar que hubiera influencia indebida, y ese es un tema de criterio. Acá no hay un tema relacionado con delitos o vulneración de la ley, es un tema de criterio para separar lo ético de lo no ético en relación al ejercicio del Gobierno.

¿Qué lecciones se puede sacar del caso Caval?

—A mí lo que me mueve más de este episodio es que los chilenos vayamos avanzando en proteger la probidad, la legalidad y la ética y en ese sentido creo que el paso que dio Dávalos es correcto, no lo veo, en cambio, y me preocupa mucho más el carácter defensivo de la derecha sobre hechos gravísimos de violación de la ley, de cohecho, de fraude al Fisco.

¿Cree que la Presidenta no estaba al tanto del negocio por los terrenos de Machalí?

—Tengo la más plena convicción, porque la conozco bien, de que su integridad y su probidad es una garantía para todos los chilenos y que no tenía conocimiento de esta operación que venía de antes que ella estuviera en el Gobierno. Hay un problema de criterio. No me cabe duda que la Presidenta no tenía conocimiento de una cuestión de esta naturaleza, porque cualquier persona se habría percatado de las consecuencias que podría tener.

¿Ese problema de criterio pasa entonces específicamente por Dávalos?

—Yo creo que el problema de criterio es de las personas que estuvieron involucradas en el negocio, de un lado y otro.

Hay quienes dicen en la Nueva Mayoría que fue un error haber nombrado a Dávalos en un cargo en el Gobierno. ¿Coincide con ese diagnóstico?

—No estimo que sea un error, normalmente ese cargo es ocupado por el esposo o la esposa del Presidente y él representa la persona familiar más cercana.

Se lo pregunto porque antes de que asumiera ya había cuestionamientos a sus sociedades, el episodio de los Lexus.

—Los negocios privados deben ajustarse a la ley y no se le puede impedir que trabaje. El problema principal está en que en funciones de Gobierno a los más altos niveles la transparencia debe ser total para evitar cualquier sospecha de influencia indebida para enriquecimiento personal, más allá de lo que diga la ley. Esa es una materia que viene de la época de los romanos. La esposa del César no sólo tiene que ser, sino que parecer, eso es un punto de criterio ético, que ha sido en gran parte resuelto.

¿Cree que el caso Caval le va a generar un daño permanente al Gobierno?

—No, a mi juicio no tendrá un efecto permanente porque se procedió con mucha rapidez a separar los temas de Gobierno. No hay ninguna vulneración de ninguna ley, la cuestión central es marcar un punto de transparencia, de dar cuenta al país y demostrar que la ética en el comportamiento funcionario es algo que el Gobierno protege y la Nueva Mayoría tiene que ser en eso implacable.

Fuente: Pulso

/ In Últimas Noticias / By PPD / Los comentarios están deshabilitados en Sergio Bitar: “La Presidenta no tenía conocimiento” de este negocio
X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.