Quilaleo: la declaración de la mesa, era casi una invitación a que Peñailillo se fuera

El pasado lunes 1 de junio, se realizó el Consejo de la mesa directiva del Partido por la Democracia y, aunque algunos medios de comunicación aseguraron que el gran tema de análisis y debate sería la situación por la que atraviesa el ex Ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, pero lo cierto, es que no fue tema central de la reunión. Así, lo aclara a EL MURO, el vicepresidente del PPD, Fernando Quilaleo, quien en entrevista con este diario electrónico, asegura que se trató de una discusión abierta en la que se plantearon distintas posiciones y, la idea, dice, “era sincerar lo que nosotros como partido hicimos en el período anterior a la campaña legal y decir en lo que estábamos”.

Agrega que “como Partido por la Democracia, muchos de nosotros estábamos, en ese tiempo y, creo, además, que buena parte del país, realizando todos los esfuerzos que estuvieron a nuestro alcance para que Michelle Bachelet volviera a Chile y fuera candidata”.

Quilaleo, durante la llamada pre campaña, tema que, por estos días, ha sido blanco de nuevos cuestionamientos contra el Gobierno, admite que tanto él como otros militantes tuvieron un rol activo que se tradujo, por ejemplo, en andar en las calles promoviendo y generando, entre la ciudadanía, el interés para que Bachelet llegara nuevamente a La Moneda. “Recuerdo que estuve en Cerrillos, haciendo campaña en la feria, diciéndole a la gente que sí, que la Presidenta iba a volver si había un piso y apoyo”. A su juicio, este proceso, permitió que la, entonces, candidata obtuviera un amplio apoyo ciudadano que, recordemos, superó el 60%.

Aclara que, en la comisión política del pasado lunes, tenía la expectativa de que se llegara a un acuerdo concreto, lo que no ocurrió, finalmente. ¿Cuál habría sido el acuerdo? “Solicitar que se entregue la información que se tiene respecto de este proceso (eventual recaudación de fondos) oficialmente, que quienes participaron digan esto lo hicimos así, por estas razones y con estos objetivos. También me gustaría que, dentro de esa explicación, si consideran que hay alguna situación en la cual debieron contenerse, pudiera haber una autocrítica que es la forma de salir de este proceso”, afirma el vicepresidente del PPD.

-Es habitual que los integrantes del círculo cercano de un candidato  recorran diferentes lugares, en busca de adhesión, pero distinto es, montar una maquinaria, no sé si institucional, pero paralela para recaudar fondos. Existe, es cierto, un vacío legal, por lo tanto, no estamos en presencia de un delito.

Si eso se hizo así como dice la prensa, tampoco es un delito y, entonces, habrá un espacio en que tendrá que discutirse, porque podría estar asociado a otras situaciones que sí podrían constituir delito como, por ejemplo, la entrega de boletas ideológicamente falsas o algún tipo de defraudación fiscal, vía impuestos. Pero, eso, nosotros no tenemos cómo saberlo y quedará en manos del Servicio de Impuestos Internos y de la justicia, la que tendrá que determinarlo.

-¿En la comisión política, se abordó el tema de la pre campaña en profundidad?

Hablamos de que quienes participaron en aquél proceso, si es que existió, tienen que ser los que respondan cómo lo hicieron y, en razón, de qué lo hicieron.

-En este caso puntual, se refiere al ex Ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo…

Todos esperamos que, en algún momento, tanto Rodrigo como el equipo puedan plantear las circunstancias de ese proceso. Eso fue un poco de lo que hablamos, aunque no tuvimos un acuerdo.

Falta de acuerdo

-¿Usted esperaba que como PPD se alcanzara un acuerdo concreto en la comisión política del lunes?

Sí, que tomáramos un acuerdo como comisión política. Hubo debate, al igual como ocurrió la semana pasada, donde también se dio un debate, pero tampoco se llegó a un acuerdo. Mi preocupación es que la declaración que hizo la mesa, la semana pasada, era casi una invitación a que Peñailillo se fuera del partido. Creo que no es el ánimo de nadie en el PPD que los compañeros abandonen el partido. Espero que, antes del próximo Consejo Nacional (en junio), tengamos una impresión más sólida de parte de quienes participaron en ese proceso, si es que lo hubo, para que podamos tener una opinión.

-¿Cuál hubiera sido la posición que, esta vez, esperaba se adoptara como comisión política?

Avanzamos en discutir que el partido en su conjunto, hubo muy poca gente, por no decir nadie, que no se haya jugado, porque Bachelet volviera y, para eso, hicimos de todo.

-¿Qué implicó hacer de todo para conseguir el retorno de Bachelet y que decidiera ser candidata de la Nueva Mayoría?

Pusimos dinero de nuestros bolsillos, cada uno andaba sacando fotocopias. Cada uno en la medida de sus posibilidades generaba la plataforma, la propaganda para salir a la calle a buscar en la ciudadanía el respaldo suficiente para que Michelle Bachelet volviera y asumiera su candidatura presidencial, en una segunda oportunidad.

-Pero, ¿se utilizaron dineros provenientes del patrimonio del Partido por la Democracia?

No. No hubo gastos patrimoniales del PPD y no con dineros recaudados, especialmente, para eso. Cada uno lo hizo con los recursos que tenía a mano, cien por ciento personales.

-Pero, existió otro grupo que formó una suerte de comando para recaudar fondos provenientes de empresas y, se hizo, a través del operador político, Giorgio Martelli, hoy investigado por el Ministerio Público.

Y este otro grupo tendrá que explicar si lo hizo, cómo lo hizo, para qué lo hizo, si recibieron recursos y en qué se gastaron. Yo esperaría que hubiera una explicación clara de la forma y de los objetivos que se tenían y se haga una autocrítica. Eso echo de menos.

-¿Cree que, efectivamente, el llamado grupo de los G90 creó una plataforma, de manera, paralela y sin que, el Partido por la Democracia estuviera informado y comenzaron a recaudar fondos, supuestamente, para la campaña?

No lo sé. No tengo antecedentes de eso.

-¿De qué no tiene antecedentes?, ¿de qué pudieron ser personas que formaban parte de los G90?

Es más amplio que eso, porque, al menos los nombres que han aparecido, demuestra que es mucho más amplio que el PPD, también hay militantes del PS y de la DC. Quienes participaron, insisto, de ese proceso, tendrán que dar una explicación.

Con la verdad hacia la ciudadanía

-¿Hubiera esperado que tanto su partido, el PPD, el PS y la DC fueran informados de que había un grupo específico trabajando en la recaudación de dineros? Lo pregunto, porque mientras unos utilizaban su propio dinero para trabajar en la campaña, hacer publicidad o pagar su celular, por ejemplo, otros recaudaban fondos de empresas de derecha? ¿cómo se entiende eso?

Me gustaría que eso se pudiera explicar a la ciudadanía, a los militantes de los partidos. En segundo lugar, si hubo algún tipo de situación reñida con algunas de las circunstancias que nosotros respaldamos, que hubiera una autocrítica.

-¿Usted sabía que había un grupo anexo recaudando fondos?

No.

-¿Y el presidente del Partido por la Democracia Cristiana, senador Jaime Quintana lo sabía?

No lo sé. Él, en un par de reuniones ha dicho que no lo sabía.

-¿Le cree?

Sí, creo que, finalmente, el PPD no sabía.

-¿Cómo evalúa la “soledad” en que muchos o algunos militantes del PPD dejaron a Rodrigo Peñailillo?, ¿la lectura puede ser que “mientras sirvió bienvenido”, pero al provocar ruido, se opta por la marginación?

Creo que Rodrigo Peñailillo es un sólido dirigente político y que va a saber salir de esta situación incómoda en la que está.

-Siendo asesorado por Gabriel Zaliasnik, Enrique Correa y Juan Carvajal…

Él tendrá que buscar una buena salida. Yo espero que eso sea así y, mientras, más pronto mejor, porque por parte de la opinión pública se solicitan explicaciones formales y oficiales.

-¿Qué opinión le merece el hecho de que Rodrigo Peñailillo estaría siendo asesorado, comunicacionalmente, por Juan Carvajal, quien recordemos, durante años estuvo a cargo de comunicaciones en La Moneda y ha sido crítico del manejo comunicacional, de este segundo Gobierno?

Creo que, hoy día, una figura pública y política como la del ex Ministro Peñailillo debiera buscar todas las asesorías que pueda tener para dar la mejor explicación posible, respecto de esto y el mejor análisis de la situación que se vive. Yo recomendaría también una autocrítica, respecto de algún proceso que considere  que no debieron realizar.

-El escenario de  Peñailillo tiene dos aristas: o cae solo o  involucra a la Presidenta Bachelet…

Precisamente, a eso me refiero cuando digo que debiera haber una buena explicación de cómo sucedieron las circunstancias. Quiero escuchar la explicación que tiene que dar tanto el ex Ministro, por respeto a él, a su figura política y a todos los grandes logros que consiguió cuando condujo al Gobierno y, esperaría, si consideran que hay algún elemento plausible, insisto, la autocrítica.

-¿Usted cree que la Presidenta Michelle Bachelet no sabía de la existencia de una plataforma para recaudar dineros, provenientes de empresas de derecha?

Yo creo que ella no lo sabía, le creo cuando habla y dice que no conocía los procesos, las formas en qué se hizo o no recaudación. Ahora, de parte nuestra, acá en Chile, estaba buena parte de los partidos y, particularmente el PPD, su militancia y sus dirigencias, comprometidas en realizar un soporte ciudadano que pidiera que la Presidenta volviera. Eso era público y notorio. Es un poco lo que nosotros hemos reclamado al interior del PPD, en el sentido de que la explicación nuestra debió haber sido que estábamos comprometidos en que volviera, porque eso era la realidad absoluta, con nuestros esfuerzos personales.

-Finalmente, ¿hubo o no pre campaña?

Creo que, a lo mejor, fue algo forzado que hicimos todos y tenemos todos que asumir la responsabilidad. Todo el que quiere ser candidato sabe que, en treinta días de campaña, es imposible enfrentar un alcalde, un diputado, un senador en ejercicio o diputar una presidencia. Eso es notorio y debiera ser modificado para que existan los espacios transparentes y que no tengamos que forzar, ni torcer la ley. Eso, es lo que hemos hecho en todos estos años de democracia y la ciudadanía lo ha visto.

-¿Se sigue aún con el mismo sistema ahora que se aproximan las campañas municipales?

Hoy lo podemos ver. Hay mucha gente preparándose para la campaña municipal, va a reuniones, organiza actividades, onces con los clubes del adulto mayor y campeonatos con los clubes deportivos. Los partidos tienen que poner límite a la propaganda en las calles, pero debiéramos abrir los espacios para que se pueda, efectivamente, realizar acciones de consolidación de lo que va a ser tu campaña política. Esta legalidad también es una camisa de fuerza pensada por gente que no valoraba la acción política de los partidos y la acción política ciudadana, porque fue pensada en dictadura.

-Pero, la mantuvieron, porque les resultaba cómoda…

Tenemos que hacer también una autocrítica de cuánto nos terminamos acomodando a ese proceso. Hoy día, la democracia y la ciudadanía está bastante madura y podemos transparentar de mejor manera esos procesos.

-¿Qué desea que ocurra al final de cuentas en toda esta crisis política?

Que el Gobierno, gobierne (valga la redundancia) y salir adelante con nuestras banderas, nuestras propuestas y compromisos para mejorar la calidad de vida en Chile y, eso, se hace a través de leyes, de la implementación de programas, de la gestión y de las políticas públicas. Lo que no me parece es que nos quedemos entrampados en esta discusión, porque es una discusión entre políticos, entre políticos y medios de comunicación y que eso nos termine desviando del objetivo primordial: gobernar.

-¿Y qué espera de la Presidenta Michelle Bachelet?

Espero que la Presidenta tenga conciencia de que hay un grupo importante de ciudadanos y militantes que la respaldamos durante la campaña, que la seguimos respaldando y que tenemos que ir hacia adelante con los compromisos del programa de Gobierno que se comprometió con la ciudadanía.

Daisy Castillo Triviños/El Muro

/ In Últimas Noticias / By PPD / Los comentarios están deshabilitados en Quilaleo: la declaración de la mesa, era casi una invitación a que Peñailillo se fuera
X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.