“¿Quieren echar a todo el mundo y que llegue un populista cualquiera? ¿Quieren otro militar?”

Quince días se demoró la comisión interna de los partidos de la Nueva Mayoría en elaborar sus propuestas de probidad y transparencia. Uno de sus integrantes, el ex senador y ex ministro PPD Sergio Bitar explica el documento, en que se reconoce “autocríticamente la responsabilidad” de las colectividades oficialistas.

—¿Es suficiente como mea culpa?

—Propuse incluir un párrafo que explicara que, como partidos, tenemos un grado de responsabilidad, y debemos hacer propuestas nuevas. Me alegro que esté dentro del informe.

—Pero, ¿cómo se debe entender la idea de que se cometieron “errores”?

—Son más que errores. Estamos frente a un problema sistémico en la relación política y dinero, que se corrigió en parte en 2003, con la ley de financiamiento de la política. Pero sus falencias aparecieron en las elecciones de 2005, 2009 y 2013. Eso hay que reconocerlo más explícitamente, porque si vamos a seguir con nuevos casos —que se van a encontrar— o con nuevos nombres, que van a salir, no debería haber sorpresas. Tenemos que lograr mayor transparencia y reconocer un problema que debe cambiar.

—O sea, ¿tiene la certeza de que van a aparecer nuevos casos?

—No me cabe duda de que mientras más se indague, más casos de empresas que financiaron a políticos aparecerán. Espero que lo grueso haya sido por la vía legal, a través del Servel. Pero hay, aparentemente, más casos de recursos adicionales a través de boletas ideológicamente falsas.

—¿Hubo borradores más agresivos que este documento?

—No, el documento toma nota de que estamos en una situación muy seria para Chile y que todos tenemos que aportar. En materias en que seria para Chile y que todos tenemos que aportar. En materias en que no hubo acuerdo se creyó más sensato, para apoyar a la comisión anticorrupción de Eduardo Engel, dejarlos afuera y ahondar después. Ahora, esta no es una materia sólo legal; también es cultural, y va desde la persona que se sube al bus sin pagar hasta el que comete fraude. Los partidos tenemos la obligación de ir más allá de la mera crítica a los otros; hay que asumir lo que corresponde a cada cual. Así progresa un país.

—¿Existen medidas suficientes para recuperar la confianza ciudadana?

—Quienes están en política tienen que ser optimistas; tiene que poderse; es una obligación política de primera prioridad. No hay democracia sin partidos políticos, pero los malos partidos hacen malas democracias. Y si se desarma el sistema, vienen las dictaduras y los caudillismos.

—Se habla de gestar un acuerdo político con impunidad.

—Un acuerdo político debe contener transparencia total y voluntad política para generar los cambios necesarios, para que esto no se repita o disminuya considerablemente.

—¿Y deben caer algunos?

—En derechos humanos hubo muchos intentos de poner punto final. Hoy tenemos que decir lo mismo: No hay fuerza moral para construir algo mejor si todos piensan que aquello que pasó se metió bajo la alfombra. Las encuestas y el ministro

—Después de los demoledores resultados de la encuesta Adimark, Roberto Méndez afirmó que no hay espacio para un acuerdo dentro del mundo político, porque “no tiene legitimidad para una especie de perdonazo”.

—Todos los chilenos deben asumir responsabilidades y cambiar de comportamiento, aunque en el caso particular de la política y el dinero, se requiere mucha más firmeza. Pero decir que quienes han gobernado son los culpables, siendo que hay buenos presidentes de partidos, buenos militantes, buenas autoridades, puede constituir un desacierto mayor. No veo de qué manera se puede avanzar si un país no se entiende. ¿Quieren echar a todo el mundo y que llegue un populista cualquiera? ¿O quieren a otro militar? No hay más camino que fortalecer la democracia y los partidos.

—Por primera vez hubo un golpe a los atributos personales de la Presidenta. ¿Perdió su facultad de sortear las crisis con su carisma?

—La Presidenta es la líder más importante del país, por lejos. Tiene fortaleza personal, carácter sólido y firmeza moral. Cuando dice que “no sabía”, yo le creo. Pero estamos en medio de una tormenta casi perfecta. Primero revienta lo de Penta, luego Caval, y en dos meses el país cambia. Hoy hay incendios, inundaciones. La Presidenta tiene capacidades para estar por sobre la media, pero una persona que está gobernando sufre daños por las situaciones que se producen.

—Desde el PS hay críticas al ministro Peñailillo. ¿Cree, como algunos dicen, que hay un operativo en su contra?

—Yo leo esas observaciones como una objeción o preocupación por los equipos del gobierno para enfrentar lo que viene. En los niveles en que estamos, despejando los temas más críticos de los desastres naturales, y ya decantado un poco los casos judiciales, es posible que convenga un cambio de equipos. Los ministros son fusibles y eso se sabe.

—Y en ese cambio de equipo, ¿ve posible la salida de Peñailillo?

—No tengo ningún antecedente. El ha hecho un esfuerzo importante, ha mostrado habilidad, capacidad de coordinarse, tiene un respaldo importante de la Presidenta. Valoro bien su gestión.

—Algunos identifican a los críticos del ministro con las antiguas huestes de la Concertación, que desean volver a tomar las riendas. ¿Qué opina de eso?

—Eso es absurdo. La gente que cumplió un rol fundamental para consolidar la democracia es necesaria, pero tienen que venir personas nuevas. Hoy, muchos son jóvenes, pero con la experiencia de haber participado en los gobiernos anteriores. Ahora, uno podría decir que falta combinar un poco mejor. A veces un toque de experiencia mejora el rendimiento. Hay redes, conocimientos de otras personas, capacidad de anticipación, etc.

—¿Le gustaría volver al Gobierno?

—No. Hay una generación joven y la responsabilidad de quienes ya hemos sido ministros varias veces o senadores, es cumplir un rol de apoyo. Pero para eso es necesario que los jóvenes pregunten. Y a veces les falta preguntar más.

/ In Últimas Noticias / By PPD / Los comentarios están deshabilitados en “¿Quieren echar a todo el mundo y que llegue un populista cualquiera? ¿Quieren otro militar?”
X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.