fbpx

Presidente PPD: “Con lo que la DC planteaba como negociación parlamentaria, todos pagábamos menos ellos”

El máximo dirigente del PPD, Gonzalo Navarrete, aborda la reestructuración en la campaña de Alejandro Guillier e insiste en que no queda espacio para un pacto parlamentario con la DC.

¿Cómo evalúa los cambios en el comando?

Lo que valoro es que se haya resuelto, porque un equipo para reunir firmas es distinto a un equipo para campaña. Hay un coordinador de campaña y creo que Osvaldo Correa se ganó el respeto de todo el mundo. En el tema de programa van a haber voceros temáticos.

¿Nuevos o los que ya conocemos?

En el área económica tiene que haber alguien que efectivamente tenga ese tema, también en descentralización, en temas valóricos. En el área de las comunicaciones se requiere que una vez inscritas las campañas tiene que haber voceros que estén más bien en lo político permanente, que eliminen el problema de que hay un incumbente.

¿Y en esas vocerías se verá a gente de más trayectoria?

No ha habido una discusión de cuánto de nuevo y cuánto de los que venían. Creo que va a haber más bien vocerías nuevas porque buena parte de los antiguos o son candidatos o tienen otro rol, pero ya la próxima semana creo que vamos a ver en el ámbito de la vocería política qué es lo que conviene. Por ejemplo una mezcla, quizás no ese nombre, pero entre Francisco Vidal y Verónica Pinilla, pero es algo que vamos a conversar con Alejandro.

¿Vidal podría ser vocero? No es candidato.

Salvo que lo sea. Estamos tratando de convencerlo.

¿Por dónde?

Por Maipú o por La Florida, el problema más bien es que él no quiere. Si no termina de candidato puede ser una oferta. Hay que definir la mezcla, al estilo de equipo de fútbol, cuánto de (David) Pizarro y cuánto de un goleador emergente.

Pero hubo más bien cambio de posiciones que nuevos fichajes, y el PPD ya había planteado que era un comando amateur.

En cualquiera de las otras campañas lo que se hizo es una mezcla de alguien nuevo que ha tenido trabajo político, y Osvaldo en eso tiene historia.

¿Por qué entonces el presidente de la Cámara calificó de “patéticos” los nombramientos?

Es que Fidel (Espinoza) es bien especial. Yo creo que él probablemente más bien expresa una cierta sensibilidad de algunos del PS que sienten que ellos en este nuevo equipo tienen menos rol del que quisieran.

Guillier optó por candidatos al Parlamento como voceros, como Karol Cariola, que compite en su mismo distrito, gatillando quejas del PPD.

La concepción que tenía Alejandro en ese tiempo y lo dijo, y fue un motivo de discusión, es que era una época de recolección de firmas y que la vocería tenía que estar orientada a eso. Nosotros, o varios, le planteaban que firmas y campaña debieran haber conversado. Él optó porque su prioridad eran las firmas y en ese sentido creo que Karol sí ayudaba, porque en la estructura de firmas el PC había mostrado cierto nivel de eficiencia. No tengo drama entendiendo que era esa etapa.

Sergio Bitar, ex timonel PPD, insistió en incluir a la DC en un acuerdo parlamentario. ¿Cómo se interpreta?

Hablé harto con Sergio sobre eso, porque él hizo un nuevo intento al estilo de lo que hizo Zaldívar, de tratar de tener una lista parlamentaria única o dos listas equivalentes, y se encontró con exactamente lo mismo, que eso no es posible y ese tema está cerrado. Él tiene derecho a intentarlo, pero como él no estuvo en ninguna de las conversaciones anteriores, y se lo habíamos dicho en dos comisiones políticas que eso no era posible, yo creo que hizo un último intento que, para mi gusto, el error de él fue hacerlo más público de lo que correspondía, porque volvió a reabrir algo que ya estaba cerrado.

 Guillier insistió en lo mismo…

En el caso de Guillier yo creo que más bien decir: ‘¿saben qué más?, yo hice todo el esfuerzo que era posible y, por lo tanto, la DC en la segunda vuelta no le puede cargar al candidato que no hubo acuerdo, porque el candidato hizo un esfuerzo’. Esfuerzo que si uno lo mira fue más de Guillier que de la DC, porque la DC, cuando hace entre comillas el esfuerzo, lo que uno se encuentra es que, hecha la propuesta, la DC tenía cuatro senadores en disputa y con la propuesta que hace le daba para seis y mantenía o aumentaba su bancada a costa del resto. La propuesta no tenía nada de equivalente.

¿Obligaba a acotar candidatos al resto de los partidos?

En la DC, un grupo que probablemente no es mayoritario, pero que es influyente, tampoco tiene convicción de que esta es la coalición que tiene que gobernar, entonces era bien difícil porque ellos no ordenaron su sentido de coalición, porque Mariana (Aylwin) y (Jorge) Burgos, y los que estaban en la operación más dura, no creían en la coalición, colocan en la negociación fundamentalmente su piso con mucha carga de candidatos hombres, entonces el resto tenía que pagar por la unidad, que además ni siquiera estaba planeada, porque no es que quisiéramos que se bajara Carolina Goic sino que al menos plantearan que en una segunda vuelta ellos iban a apoyar al que pasara. Entonces, todos pagábamos, menos ellos, con lo que la DC planteaba en términos de negociación parlamentaria.

Pero en la DC han dicho que fueron los otros partidos los que pusieron condiciones imposibles

La petición que ellos hacían, que era desproporcionada, evidente que tenían todos que hacer sacrificios, pero finalmente la capacidad de hacer sacrificios de lo que tenían por lo que hoy día tienen, y por sus diferencias internas, lo hacía imposible.

FUENTE: Diario La Tercera, lunes 14 de agosto de 2017

X