Pensar Chile en serio

Por: Sergio Bitar en El Quinto Poder

Así se mejora la región y también se concita el respeto de la ciudadanía. Caer en la crítica fácil, culpar a otros y mirar sólo para atrás es más fácil pero improductivo. Lamenté leer en El Día de La Serena la columna “Hechos y no Intenciones” del senador UDI, Gonzalo Uriarte. En ella el trata de excusar la actitud ilegal de Cencosud, dirigida entonces por el ex candidato presidencial Laurence Golborne, criticando al gobierno de la presidenta Bachelet, y luego las emprende contra el gobierno del presidente Lagos y mi persona como Ministro de Educación, por el financiamiento estudiantil. En ambas cosas se equivoca.

Conviene recordar que hubo al menos dos decisiones fundamentales en educación superior en el periodo del presidente Lagos: a) una ampliación sustancial de becas y créditos para que jóvenes modestos pudieran acceder a la educación universitaria y técnica; y b) el envío y aprobación de un proyecto de ley para controlar la calidad de las universidades privadas, la llamada acreditación. Gracias a la primera, entre 2006 y 2012 han accedido cerca de 500.000 jóvenes nuevos, muchos de bajos ingresos, a la educación superior, especialmente técnica, colocando a Chile en el primer lugar de cobertura en América Latina. Becas y créditos se ampliaron bastante para los alumnos de las universidades del Consejo de Rectores. En ese tiempo los alumnos de las universidades privadas, centros de formación técnica o institutos profesionales no contaban con financiamiento alguno del Estado. Muchos padres estaban obligados a endeudarse con bancos a tasas altísimas, como créditos de consumo, o eran rechazados por carecer de recursos para otorgar un aval. La gran mayoría ni siquiera lo intentaba. El Estado dio su respaldo, abriendo las puertas y muchos estudiantes y sus familias pueden aspirar a una vida mejor. En cuanto a lo que hoy critica, vale la pena recordar que el proyecto de ley se aprobó en forma unánime, también con los votos del partido del senador Uriarte.

La segunda medida, acreditación de la calidad, era esencial, pues entonces no existía control ni atribución alguna del Estado sobre las privadas. A pesar de esa urgencia, el proyecto de ley tuvo la oposición cerrada de parlamentarios del partido del senador Uriarte. Sostenían y aún sostienen que el Estado no debe regular a las universidades privadas, que basta con el mercado. Recién en 2006 se logró aprobar una norma legal, que a pesar de sus limitaciones ha permitido contener abusos y promover mejoras.

Durante el actual gobierno se han dado pasos a favor de un mejor financiamiento. Pero nadie puede desconocer que ello ha sido en gran medida consecuencia del movimiento estudiantil, a contrapelo del gobierno.

Tener un buen diagnóstico es indispensable para proponer mejorías a futuro. Descalificar y distorsionar solo obstruye el camino de un entendimiento. Aprovechemos los tiempos de campaña, pero hagámoslo con seriedad.

X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.