fbpx

OPINIÓN Las obligaciones pendientes a 47 años del Golpe de Estado

El día de hoy se conmemora el cuadragésimo séptimo 11 de septiembre de aquel fatídico desenlace que provocó el derrocamiento del Gobierno de la Unidad Popular liderado por el Compañero Presidente Salvador Allende Gossens, generando el quebrantamiento de nuestra democracia por parte de las Fuerzas Armadas y de Orden. Fue el inicio a diecisiete escabrosos años de dictadura cívico-militar.

Nosotros por ser un Partido Político de Izquierda, debemos jugar un rol ineludible e inclaudicable en defensa y resguardo de la Memoria de muchas y muchos que sufrieron los horrores de la dictadura: exoneración, relegación, exilio, torturas como también la desaparición forzada y ejecuciones políticas de familiares. Ellos son el testimonio de la importancia esencial de perseguir sin descanso la verdad, justicia, reparación, y las garantías de no repetición. La unanimidad interna en materia de derechos humanos es un requisito sine qua non para avanzar en una cultura en respeto, protección y promoción de estos.

La vela no arde por nosotros, sino por todos aquellos a quienes no conseguimos sacar de prisión, a quienes dispararon camino de la cárcel, a quienes torturaron, secuestraron o hicieron ‘desaparecer’. Para eso es la vela.” Peter Benson

Se cometieron errores en los Gobiernos de la Concertación tal como fue el indulto al Suboficial Manuel Contreras Donaire. Debemos hacer un mea culpa al abrir la puerta a esta institución que ha permitido utilizarla para conceder la conmutación de pena por razones “humanitarias”, cuando aquellos criminales no tuvieron humanidad con nuestros compatriotas y migrantes residentes por pensar distinto. Relevar que los pactos de silencio persisten, sin arrepentimientos ni cooperación sustancial para esclarecer los delitos perpetrados. En síntesis, apelar al sentido humanitario no es plausible teniéndose que rechazar en todas sus formas posibles. Los indultos a criminales de lesa humanidad no tienen cabida en nuestra sociedad democrática.

Tenemos que mencionar que aún se encuentra vigente el Decreto Ley de Amnistía, siendo recomendado por Naciones Unidas la derogación expresa como también, la preocupación por la utilización de la figura de prescripción gradual o “media prescripción” en materia penal solicitándose su derogación o enmienda, y finalmente la preocupación por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al otorgamiento de Libertades Condicionales. No quiero dejar pasar, que las condiciones carcelarias para los violadores en Derechos Humanos son más beneficiosas que los reos comunes. Cómo no, si tuvieron el Penal Cordillera (cerrado bajo el gobierno de S. Piñera) y aún una gran mayoría cumple sentencia en Punta Peuco (se planeó clausurarlo en nuestros gobiernos, sin embargo, esto finalmente no se produjo).

Por lo tanto, si bien se ha avanzado en investigación, aún se está al debe, y con muchas cuentas pendientes por saldar, por -ejemplo- la obligación no sólo ética y moral ciudadana sino también lo referente por parte del Estado de cumplir efectivamente con los Tratados Internacionales suscritos en su aplicación y así evitar la impunidad en crímenes de lesa humanidad.

La memoria y el recuerdo son de suma relevancia dado que nos permite conocer el pasado para evitar que vuelvan a ocurrir estos hechos. Persisten sectores de nuestra sociedad que fomentan el negacionismo, los cuales, a mi juicio, deben ser sancionados. Es elemental fomentar la preservación de los sitios de memoria, continuar transmitiendo los testimonios para que jamás queden en el olvido y por ultimo, materializar la creación de la asignatura de memoria y derechos humanos, entre otros tópicos.

Finalmente, en esta mi última conmemoración del criminal golpe militar que terminó con la muerte del Presidente Allende, insto a los compañer@s a liderar en cada uno de los espacios intra – extra partidario, la convicción, trabajo y fomento de luchar incansablemente por lograr condenar efectivamente a los responsables por los hechos ocurridos en la dictadura cívico- militar como también cualquier hecho que atente contra los derechos humanos en nuestro país tal como fue el 18 de octubre y los que ocurren en el presente con la pandemia. Depende de nosotr@s ser los agentes de cambio.

Nunca debemos olvidar la pregunta: ¿Dónde Están?

Un abrazo a tod@∫ .

 

Felipe Vásquez Monge

Secretario Nacional

Derechos Humanos

Santiago, 11 de septiembre de 2020

 

 

 

X