Nuevo ciclo, nuevo ministro

Por René Jofré en La Segunda

A esas tareas, el futuro ministro del Interior le agrega lo que ha denominado una “responsabilidad global” con el “cumplimiento total del programa de gobierno”. Un tono similar a sus dichos al ser designado en el gabinete entrante, cuando Rodrigo Peñailillo señaló que una de sus características era ocupar “en plenitud” los cargos que ejercía.

Contrariamente a las interpretaciones de estos días, al futuro ministro no le falta experiencia en las lides políticas. Hace casi un año los titulares anunciaban que asumía como “hombre fuerte de la campaña” para el diálogo con los partidos y antes cumplió como jefe de gabinete presidencial. Es decir, conoce cómo se mueven los interiores de Palacio y las veleidades propias de la relación con las fuerzas políticas.

Su nombramiento puede leerse desde varias perspectivas, las más obvias tienen que ver con su cercanía a la Presidenta electa y con sus capacidades organizacionales. Sin embargo, su nueva investidura implica también un signo de renovación política. Un signo que, en el mismo acto de su nombramiento, podría querer decir que lo que viene se parecerá más a un gobierno de nuevo ciclo, que a un remake de la Concertación.

Más allá de los problemas que han salido a la luz pública respecto de algunas de las nuevas autoridades designadas, lo principal de la tarea del nuevo ministro tendrá, al menos, cuatro frentes que cruzarán todos los temas de gobierno.

El primero, la relación con una sociedad civil más activa. Los movimientos sociales tienen la calle como su principal campo de acción y sus demandas, en la mayoría de los casos, cuentan con una corriente de opinión pública favorable. Esto viene siendo la contrapartida inevitable del déficit de representación de la política binominal acentuada por la abstención electoral. El segundo frente será, sin duda, la necesidad de una coordinación prolija con la Nueva Mayoría, coalición que no termina de armarse, con focos de conflictos que deberán ser contenidos a través de un meticuloso trabajo, día a día. No es fácil, los proyectos personalísimos abundan.

Luego, la relación con una oposición que, aunque sumida en una serie de disputas y falta de proyecto común, apostará a encontrar en la dureza frente al nuevo gobierno alguno de sus escasos motivos de unidad. El cuarto, dice relación con un enfoque frente al conflicto, social y político, que requiere innovación, mucho diálogo y manejo de redes. Por ejemplo, el modo de conjugar el orden público en democracia con el derecho a manifestarse, encuentra uno de los principales desafíos de lo que viene.

El ministro Peñailillo va a encarar un desafío reformista en una sociedad que muestra una fuerte desafección respecto de las formas de hacer política, pero que, al mismo tiempo, requiere mucho debate para que esa reforma sea posible. Es más probable, entonces, que la energía que se requiere para ello provenga mejor de alguien con las características de la nueva autoridad que de un “experimentado” de la vieja guardia.

X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.