La derecha no está en el suelo….

Por Domingo Namuncura 

Con rapidez, antes del 19 de agosto (fecha legal para inscribir las plantillas parlamentarias y candidatos presidenciales), habrá un necesario ordenamiento que ya ha ido mostrando las primeras señales, especialmente, en torno a la candidatura de la primera mujer en la historia de las coaliciones conservadoras, Evelyn Matthei, que emerge como abanderada presidencial de dicho sector. Esto instala en el escenario de campañas presidenciales un asunto políticamente muy novedoso, cual es el que también por primera vez en nuestra historia dos mujeres principalmente, disputarán esta elección. 

En otras campañas ha habido mujeres candidatas: Sara Larraín y Gladys Marín, pero han sido fundamentalmente candidaturas testimoniales. Actualmente, también hay otra mujer, Roxana Miranda (P. Igualdad), pero es un dato de la realidad el que la contienda presidencial estará concentrada en dos mujeres que representan a las coaliciones más poderosas, política y electoralmente hablando: Michelle Bachelet y Evelyn Matthei. Singularmente, además, hay un dato igualmente interesante: ambas son hijas de Generales de las Fuerza Aérea. Evelyn, es hija de quien fuera miembro de la Junta Militar del Gobierno dictatorial y Michelle es hija de otro General de la FACH, pero que fue víctima de la dictadura. Cuando en Septiembre próximo se conmemoren 40 años del golpe militar, este tema adquirirá una gran relevancia en el debate público. Esencialmente, ambas mujeres son profesionales con una alta calificación para las gestiones de Estado. En consecuencia, los acentos estarán presentes en las definiciones programáticas y en los estilos de las campañas que ambas liderarán. 

La derecha económica no abandonará a la derecha política. Inversionistas y empresarios pondrán a disposición los recursos financieros necesarios para asegurar que no se rompa el empate binominal en el Congreso. Esa meta es crucial para la defensa de sus intereses estratégicos en el parlamento. También pondrán los recursos adecuados en la campaña de Evelyn Matthei para ayudar a que su votación no sea dramáticamente menor ante lo que se estima como el mayor potencial de votación que Michelle Bachelet pueda obtener en Noviembre. Será una manera de decir al país: mire, ustedes pueden ganar la Presidencia, pero estaremos cerca de su votación y el Congreso no se toca… 

Reitero entonces: la derecha no está en el suelo. Mantiene el Gobierno en sus manos y es indudable que emplearán todos los recursos necesarios, en materia de políticas sociales, subsidios, regalías municipales y gubernamentales, etc. para asegurar que su votación no caiga a niveles que puedan ser asombrosos…Mantienen el control de los medios de prensa y con las palabras y las imágenes pueden construir realidades. Mantienen presencia en varios Municipios del país y su presencia en el Congreso sigue siendo importante. Y algo no menor: son dueños de gran parte del Producto Interno Bruto (PIB) del país. En consecuencia: invertir unos cuantos millones de dólares en esta campaña es igualmente rentable para ellos. 

Por lo tanto si alguien, en la oposición (Nueva Mayoría), cree que esta elección presidencial se ha convertido en “pan comido y servido” estaría absolutamente equivocado. Super-equivocado.  Es ahora cuando Michelle Bachelet requiere un mayor ordenamiento de las fuerzas políticas que respaldan su opción; necesita un Congreso con una gran mayoría parlamentaria que se exprese de manera renovada. En ese sentido, la plantilla de candidatos merece ser revisada para asegurar una mejor sintonía con la ciudadanía, que hoy tiene más carácter y es más crítica con los partidos políticos.  Michelle requiere empoderar un Programa de cambios que se puedan implementar en el marco de una institucionalidad que, además, requiere profundas transformaciones constitucionales. Y será necesario una campaña inserta con mucha vitalidad en el territorio social, barrios, comunas y distritos y con una plena participación de muchísimos actores sociales. 

La derecha política y económica no va a renunciar con facilidad ni entreguismo a una derrota doble: presidencia y parlamento. Y hasta el momento han logrado resolver en pocos días una candidatura presidencial con una mujer que liderará al mundo conservador y en materia parlamentaria, la derecha trabajará intensamente para evitar doblajes parlamentarios y mantener su capacidad de veto en el Congreso. Los próximos meses, entonces, serán determinantes en la construcción de un triunfo democrático.

These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.