La decisión ministerial

Por René Jofré en La Segunda

El mundo político y los medios vuelven los ojos hacia quienes ven con probabilidades de liderar las carteras de Estado más importantes y de convertirse en colaboradores directos del gobernante.

Pero los gabinetes “mediáticos” no siempre son los que prevalecen. Esto, porque muchas veces los principales promotores de los nombres que salen en la prensa provienen del propio entorno del interesado. La política se parece al fútbol en esta dimensión: una serie de rumores estivales que luego se desmienten a sí mismos.

Un gabinete, en cualquier administración, tiene que aunar varios criterios: una mezcla adecuada de experiencia y nuevos bríos, la complementación de capacidades técnicas con trayectoria política práctica, la capacidad de construir acuerdos con la necesidad de pasar a la ofensiva en cualquier momento (a menudo en contextos de fuerte presión pública), entre otros. No siempre es fácil conjugar todos estos factores en una combinación adecuada. Un gabinete es un conjunto de cargos de alta complejidad que son observados y sometidos a juicio cotidianamente por la opinión pública, los medios, el Congreso y otros actores públicos.

Puede existir la tentación, como pasó en el actual gobierno, de desestibar el barco que recién zarpa poniendo toda la carga en uno solo de los aspectos, sin lograr el equilibrio. El Presidente Piñera tradujo la “nueva forma de gobernar” como un “gabinete de excelencia”, pero éste entró en crisis antes de un año. En ese momento se dijo que el gabinete, marcadamente tecnocrático, carecía de una conducción política adecuada. Un precedente de esto fue el primer equipo del Presidente Frei Ruiz-Tagle, quien en 1993 no logró entendimiento con sus ministros políticos, a los que tuvo que reemplazar tempranamente. En ambos casos faltó una buena combinación.

Aylwin, en cambio, tuvo en Boeninger y Correa a dos ministros con cualidades estratégicas para ese momento, mientras que Insulza fue el contrapunto del Presidente Lagos. Buenas combinaciones.

En el gabinete que se avecina, la Presidenta electa vuelve a La Moneda con una alta adhesión ciudadana. Esos dos factores, la experiencia y el respaldo, se combinarán para diseñar un gabinete que es de su exclusiva prerrogativa y esa decisión marcará el sello del gobierno.

Merecerá especial atención la incorporación o no del PC al gobierno, luego de 43 años. Si eso ocurre, la expectativa será alta respecto de quién o quiénes serán sus representantes. Otra clave será la incorporación (o no) de independientes que se sienten parte del pacto Nueva Mayoría o que transitan por sus fronteras.

Como siempre, el mayor interés está en saber quiénes compondrán el comité político y quién logrará la cartera de Hacienda. Pero en este caso el foco también estará puesto con fuerza en el Ministerio de Educación, que tendrá la ardua tarea de liderar una de las reformas más importantes prometidas en campaña.

Para visualizar cómo podría ser el primer gabinete de Bachelet hay que prestar atención a sus propias palabras. Sus colaboradores, dijo, deben tener puesta “la camiseta de Chile con la gente”. Esa frase podría entenderse como el requisito previo a cada ministro de comprometerse a toda prueba con el programa que propone la abanderada de la Nueva Mayoría, recién electa Presidenta de la República

X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.