Jaime Quintana: "No es rol de los partidos progresistas llamar a la moderación del programa de Bachelet"

El miércoles pasado, conocida la bajada de Pablo Longueira de la carrera a La Moneda, el presidente PPD, Jaime Quintana, se encontró con la ahora ex ministra del Trabajo Evelyn Matthei, en los pasillos del Congreso. “Será la última vez que la vemos por acá”, le dijo el senador, anticipándose a lo que se venía: la posibilidad de que su nombre esté en la papeleta frente al de Michelle Bachelet en noviembre.

En medio del terremoto que enfrenta el oficialismo, en la oposición las palabras del ex presidente del Banco Central José de Gregorio -quien se mostró contrario a la gratuidad universal en la educación y a una asamblea constituyente- abrieron un intenso debate, a propósito del ingreso de economistas “liberales” al comando y la posibilidad de un giro en la candidatura hacia posturas más moderadas.

Para Quintana, el programa -en su línea gruesa- no es modificable, y para su defensa espera encontrar respaldo en las fuerzas progresistas. En especial, en el PS de Osvaldo Andrade, quien señaló en entrevista con La Tercera, que “moderar” el programa no sería un problema si se mantiene la “perspectiva de cambios estructurales”.

A su juicio, ¿existe incertidumbre entre los sectores de izquierda de la Nueva Mayoría por el ingreso de militantes DC al comando de Michelle Bachelet?

Me parece normal que se incorporen nuevos actores y seguramente se seguirán incorporando. Sí me inquieta leer algunos planteamientos, como los de José de Gregorio y luego leer a Osvaldo Andrade poniéndole piso. Al giro que le temo es al giro de la tecnocracia. Bienvenidos todos al comando, pero bienvenidos a profundizar las ideas de la Nueva Mayoría.

José de Gregorio dijo que “darle gratuidad a todos los estudiantes es partir al revés”, y que una asamblea constituyente “no corresponde”. ¿Planteamientos como estos le preocupan?

En relación con la educación gratuita, yo creo que ingresar al comando en las últimas semanas y cuestionar las ideas de Bachelet es partir al revés. El (De Gregorio) debiese venir a sumar, a complementar, a profundizar, pero no a cuestionar algo que es parte de un programa muy responsable, que la ex presidenta ofreció al país y que fue respaldado, como ya todos saben. El puerto ya está definido, el barco también, se llama Nueva Mayoría, y eso no está en discusión.

Al día siguiente, el presidente PS se preguntó: “¿Por qué sería un problema que se moderara el programa de Bachelet”?

La moderación se ha transformado en sinónimo de reformita, y ese no es el programa ni el espíritu que ganó en primarias. No es rol de los partidos progresistas llamar a la moderación del programa de Bachelet, que partió sobre la base de la responsabilidad y se articuló escuchando a la ciudadanía.

Andrade también dijo que el programa “está en elaboración”, algo muy distinto a su postura, respecto de que el triunfo de Bachelet en las primarias era también el triunfo “de un programa y sus ideas”. ¿Cómo explica ese choque de visiones en un mismo equipo?

Creo que las ideas matrices del programa, la línea gruesa, no están en elaboración. Eso ha sido lo suficientemente explicitado por nuestra candidata en sucesivas reuniones y entrevistas, que tienen además el valor de haberse construido escuchando la voz de las regiones. Otra cosa son complementos o profundizaciones, pero las ideas matrices, algunas de ellas con precisión, como el cambio a la Constitución o la reforma tributaria, no son susceptibles de volver atrás.

¿El PPD ha empezado a retroceder con la idea de una asamblea constituyente?

El PPD decidió en directiva nacional que es partidario de la asamblea constituyente y nos gustaría que esa figura pueda tener expresión, pero también entendemos que es un debate complejo, donde lo primero es la necesidad de una nueva Constitución. Luego se discute el mecanismo. Con todo, creo que la asamblea constituyente no es el cuco y les pediría a algunos que dejen de meterle miedo a la gente.

Hace unos días, la DC y el PS sostuvieron una bilateral, donde se habló de un acuerdo de gobernabilidad en 2014. ¿Es esa la reedición del “eje histórico” en la Nueva Mayoría?

El único eje que importa es el de la Nueva Mayoría con el país y su articulación con el mundo social. Y si hay algún eje que va a articular no es otro que Michelle Bachelet. No creo que sea lo más conveniente que viejos ejes se reediten en la Nueva Mayoría. La gobernabilidad no la dan dos o tres partidos.

Bachelet viajó a Nueva York justo en un momento de profundo desorden oficialista. ¿No hubiese sido mejor potenciar la opción de los candidatos al Congreso y fortalecer la idea de ganar en primera vuelta?

Conseguir doblajes es una aspiración de toda la Nueva Mayoría y que Bachelet ha planteado en el centro de sus preocupaciones. En eso nuestra candidata no se pierde, pero ella se vino raudamente desde Nueva York, por su compromiso con Chile, y tuvo que ir a cerrar asuntos pendientes. Hay tareas en curso, hay gente que se está sumando y no veo alteración al ritmo de la candidatura.

La semana pasada, el PPD Víctor Manuel Rebolledo -condenado por el caso coimas- declinó su postulación al Congreso. Los mismos sectores que pedían su retiro ahora apuntan a Daniel Farcas, ex rector de la Uniacc involucrado en el caso de las becas Valech. ¿No aplica el mismo criterio?

No hay comparación. Víctor Manuel tuvo una condena, independiente que la Corte Suprema la rebajó, y con Daniel ni siquiera hay una formalización. Hay que ser cuidadosos, porque las personas tienen derechos y mientras los tribunales no digan lo contrario, los derechos se mantienen.

 

 

/ In Últimas Noticias / By PPD / Los comentarios están deshabilitados en Jaime Quintana: "No es rol de los partidos progresistas llamar a la moderación del programa de Bachelet"
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.