¿Es Chile muy sino-dependiente?

Por Jorge Heine

Mi respuesta fue que era imposible vaticinar esas cosas al programar dichas actividades, pero que ese traslape trasmitía un mensaje positivo. El compromiso de Chile con China ( y viceversa) en ya largos 45 años es “en las buenas y en las malas”. Parte del secreto del éxito de la relación entre estos dos países tan distintos y distantes es que ambas partes han sabido “tomar las verdes con las maduras” en momentos claves, generando una gran confianza mutua.

La pregunta subyacente, sin embargo, es si Chile no es demasiado sino-dependiente. Son muchos los países que tienen a China como su socio comercial número 1 (124), pero no tantos aquellos en que la cuarta parte de sus exportaciones van a China, como es el caso de Chile.

Con la economía china creciendo menos, con la caída de bolsa de Shanghai y la devaluación del yuan, ¿no sería el momento de buscar alternativas?

La pregunta, aunque legítima, parte de una premisa falaz: que el modelo de desarrollo exportador de Chile podría seguir funcionando igual si se orientase a una región diferente a la del Asia en general y de China en particular. Parte del éxito de Chile en estos últimos quince años se ha debido precisamente a esta orientación al Asia-Pacífico y a China. Es esta la zona más dinámica del mundo y donde está el crecimiento. Se estima que llegará a la mitad del producto mundial para 2050. Desde la firma del TLC con China en 2005, nuestro comercio bilateral se ha quintuplicado, llegando a los US$ 34 mil millones en 2014. La noción de que esto se podría alterar con algún brusco golpe de timón, no resiste análisis. Algunos han planteado a India como alternativa. Este es un país con un enorme potencial, pero el tamaño de su economía es la quinta parte de la china. Chile hoy exporta a India la sexta parte de lo que exporta a China. El creer que esto se podría cambiar de la noche a la mañana, o aun en un par de años, es una ilusión.

El tema es otro. Más que depender de China, Chile depende de sus exportaciones (que llegan a un 34% del PIB, versus un 22% de Perú, un 14% de Argentina y un 11% en Brasil), mucho más que cualquier otro país sudamericano. Y uno de los principales mercados del mundo de hoy es China, que aportó un 30% del crecimiento económico mundial en la primera mitad de 2015. Más allá del precio del cobre,  su potente demanda por nuestros minerales, productos de la tierra y el mar, no va a cambiar. El desafío entonces, no es reorientar nuestras exportaciones como el cobre hacia otros (inexistentes) mercados, sino añadir más valor a nuestras exportaciones actuales, seguir diversificándolas y aumentar nuestras cuotas de mercado en los importantes nichos que ya ocupamos en China y en Asia.

El modelo exportador que Chile ha seguido, basado en los principios de la apertura económica y el libre comercio y en una fuerte orientación al Asia Pacífico, le ha dado buenos resultados, entre otras cosas, porque se ha encontrado con un socio, como China, que los comparte plenamente.

Fuente: La Tercera

X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.