fbpx

Entre la palabra y el mito

Por René Jofré en La Segunda

En boca de Contreras, que el gendarme que lo custodiaba en realidad estuviera para “sostener su bastón” fue de una arrogancia verbal que desató un escándalo no previsto por nadie. Era la evidencia esperada por quienes denunciaban, desde hace mucho tiempo, que Cordillera a pesar de llamarse Penal, no lo era. De paso, reveló, como nunca, las limitaciones de una transición contenida que hizo de lo oblicuo uno de sus estandartes.

Pero de la palabra también supo, dramáticamente, Odlanier Mena, ex jefe de la CNI, quien dejó por escrito “su encuentro con la verdad” que algunos analistas han interpretado como un acto de diferenciación. Pero que lo que hizo, en los hechos, fue acallar por siempre su palabra, una palabra que dicha a tiempo podría haber contribuido decisivamente a mayores grados de verdad y justicia.

Desde la política, lo que hizo el Presidente Piñera fue encontrar en el acto de Contreras un punto, una posibilidad de inflexión, que podía expresar un contraste máximo y jugó esa carta. Debido a que lo hizo y lo sostuvo, es que en ese contraste hubo un acto de liderazgo, ya que, en este caso, a la palabra siguió la acción: el Penal Cordillera se cerró y sus integrantes fueron trasladados.

Pero también significó un acto de fuerza: la derecha entera crujió, incluida la candidata de ese sector y sus partidos. Un acto de fuerza que tuvo como finalidad ayudar a generar un espacio político para la salida, para 2014, en primer lugar. Antes que 2017, que está muy lejos.

Con ello, Sebastián Piñera generó nuevamente un espacio para aquel concepto que algunos liberales acarician desde hace años, pero que no termina de forjarse: una derecha nueva sin la rémora de los años oscuros que dispute el liderazgo con la vertiente fundamentalista, expresada principalmente en la UDI, pero no solo ahí.

Nadie dice que va a emerger esta vez. Del otro lado de la puerta, precisamente la UDI y Carlos Larraín, por otras razones, empujan para volver a cerrarla, pero el espacio está disponible. Adalides y escuderos hay: Hinzpeter, Hinzpeter, Bulnes, los Pérez (Cecilia, Rodrigo, Patricia), Kast (Felipe), en alguna medida.

En el ambiente líquido que caracteriza este último tiempo, no deben ser los únicos que observan ese lugar con interés. Sin embargo, el pudor y la cercanía del poder impiden que otros con una vocación e ideología parecida, pero que han emergido desde la otra vereda del binominal, expliciten esa mirada.

Lo que es nítido es que Piñera muestra pragmatismo en momentos en que la derecha entera teme que la candidatura de Matthei se parezca a la de Alessandri en 1993. Lo saben y lo dicen. Algunos temen incluso resultados peores.

Pero, por ahora, el cierre del Penal Cordillera es un triunfo del piñerismo y deja tarea para el próximo gobierno en esa materia.

Mientras tanto, en la Alianza, los halcones afilan sus estacas para hacer de ese triunfo a lo más una victoria pírrica, una anécdota.

En esa lucha, emerge, de nuevo, el mito que persigue a la derecha desde siempre: una serpiente que se devora a sí misma (uróboros) y cuya representación simboliza el esfuerzo inútil que tiende a repetirse.

X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.