El ascenso PPD en el mapa de poder de la Nueva Mayoría

Somos un tercio de la Nueva Mayoría y obtuvimos un cuarto del gabinete”, espetó, no sin un dejo de críticas, el presidente de la DC, Ignacio Walker, días después de la designación del primer gabinete de Michelle Bachelet.

A cuatro meses de esa advertencia, con el gobierno completamente instalado, un catastro elaborado por Reportajes a los nombramientos de las nuevas autoridades en las distintas reparticiones públicas -gabinete, intendencias, gobernaciones, jefes de servicio, seremis, embajadores y directivos de empresas estatales- da cuenta de los nuevos equilibrios políticos que marcan la administración de la Nueva Mayoría.

El nuevo cuadro supone un giro en la hegemonía histórica que en los gobiernos de la Concertación ocupó la DC desde 1990 y hasta 2010. Liderando dos administraciones -la de Patricio Aylwin (1990-1994) y la de Eduardo Frei (1994-2000)-, la falange logró mantener su condición de partido más influyente en las administraciones de los socialistas Ricardo Lagos (2000-2006) y Michelle Bachelet (2006-2010), donde en este último uno de sus militantes lideró el gabinete, encabezando el Ministerio del Interior.

En su segundo mandato, sin embargo, Bachelet optó por instalar como jefe político al PPD Rodrigo Peñailillo, produciendo un desplazamiento de las fuerzas políticas.

La revisión realizada por Reportajes revela que si bien la colectividad que preside Jaime Quintana no es la que cuenta con mayor número de militantes en cargos de responsabilidad, logró quedarse con varios de los puestos más codiciados por los distintos partidos políticos dentro del aparato público.

En el gobierno de Bachelet no es sólo un PPD quien encabeza el gabinete, sino que también un hombre de sus filas lidera el Ministerio de Educación, Nicolás Eyzaguirre, encargado de la reforma más profunda que la Mandataria pretende dejar como legado de su segundo período presidencial, que maneja los recursos más altos de todo el gobierno: $ 7.138.276.475 millones.

A ello se suma que el segundo cargo en importancia política, la Cancillería, también está en manos de un PPD, Heraldo Muñoz, y que las carteras sectoriales que manejan mayores recursos, como Vivienda y Salud -con un presupuesto global de $ 1.377.480.717 y $ 5.217.488.088, respectivamente-, son lideradas por militantes de esas filas: Paulina Saball y Helia Molina.

El escenario para el PPD se pone más auspicioso si se considera que las cartas presidenciales de la Nueva Mayoría con mayor proyección también figuran en sus registros, como la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, o los senadores Ricardo Lagos Weber y Felipe Harboe, sin considerar la posibilidad de que un miembro del actual gabinete también sume aspiraciones de llegar a La Moneda.

A pesar de contar con cinco representantes dentro del gabinete, la DC no sólo ha tenido que resignar los espacios de mayor influencia, sino que además, en materia presupuestaria, administra apenas un cuarto de los recursos que manejan representantes del PPD. Eso sí, mantuvo -de acuerdo a los cálculos realizados- al mayor número de militantes en cargos públicos en el segundo nivel, con excepción del equipo ministerial y de subsecretarios.

Es en las filas DC desde donde provienen los intendentes de las regiones más importantes del país: Santiago (Claudio Orrego), Concepción (Rodrigo Díaz) y Valparaíso (Ricardo Bravo), lo que representa control sobre el 63,4% de la población, casi 10 millones y medio de chilenos.

A ello suman 18 gobernadores y cerca de 60 seremis, además de la jefatura en los servicios nacionales de alta visibilidad, como Sernac (Ernesto Muñoz), Sename (Marcela Labraña), Injuv (Nicolás Preuss) y Junji (Desirée López de Maturana).

Un miembro del PS, en tanto, lidera la reforma tributaria, considerada la primera de las iniciativas emblemáticas de Bachelet: Alberto Arenas.

A la jefatura del equipo económico, la colectividad que preside Osvaldo Andrade también sumó en el mapa de poder de la Nueva Mayoría a la principal empresa pública: Codelco. El economista Oscar Landerretche es el presidente del directorio de la entidad que administra los recursos provenientes del cobre.

Una apuesta más reservada de los socialistas -pero no por ello menos ambiciosa- es la masiva presencia de algunos de sus más connotados militantes en las embajadas, especialmente de América. Juan Gabriel Valdés, en EE.UU.; Ricardo Núñez, en México; Jaime Gazmuri, en Brasil, y Marcelo Díaz, en Argentina, son los encargados de expandir las redes de la colectividad.

Es el Partido Radical el que deberá competir en influencia con los espacios destinados a las tiendas que se incorporaron a la Nueva Mayoría, especialmente el PC.

La colectividad que preside Ernesto Velasco debió resignar la participación en el comité político que en su primer mandato le otorgó Bachelet. En los puestos de segunda línea, en tanto, disputa mano a mano representación frente a los comunistas.

Aunque los radicales cuentan con dos ministros (José Antonio Gómez, en Justicia, y Aurora Williams, en Minería) y el PC con sólo una (Claudia Pascual, en Sernam), y que en subsecretarios repiten la fórmula -dos para el PR (Rodolfo Baier, en Gobierno, y Jorge Maldonado, en Bienes Nacionales) y uno para los comunistas (Marcos Barraza, en Previsión Social)-, existe consenso en que los militantes PC se desempeñan en cargos con mayor impacto social y con mejores posibilidades de extender las redes partidarias.

X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.