Carlos Ibaceta (PPD): No poder hacer vida partidaria, tiene a los partidos sin cable a tierra

Carlos Ibaceta, es miembro nacional de la Comisión Política del PPD, posición a la que llegó después de 24 años de militancia, superando escalón tras escalón, sin la ayuda de parientes políticos o amigos. Se podría decir que es un dirigente y militante que se forjó en la calle, participando en numerosas campañas, apoyando a concejales, alcaldes, parlamentarios y candidatos a la presidencia de la República, y recibiendo en algunos de esos trabajos, el sueldo justo por su desempeño, pero no se hizo millonario, sino que le pagaron como, se diría, a cualquier mortal, sin mayores beneficios, sólo por creer en la causa.

Ibaceta observa a diario cómo se mueve la política, pero la gracia es que lo hace desde dentro, pero  también en la vereda del frente, lo que le permite la objetividad necesaria para decir y reconocer las cosas como son. Aquí no hay off, en esta entrevista con El Muro analiza lo que está sucediendo en su partido y, en general, con el Gobierno de la Nueva Mayoría, que en las últimas encuestas revela un porcentaje de desaprobación cada vez más alto.

Sin duda, en medio del actual escenario político, cargado por denuncias de irregularidades en la vinculación entre el dinero y la política, los favores y el silencio, es grato escuchar la opinión directa de un dirigente que admite que la clase política, incluyendo a su partido el PPD, está al debe, porque, dice, se ha perdido la capacidad y el interés, por sobre todo de educar a la ciudadanía, de mantenerla informada. Una falencia que, al final de cuentas, ha contribuido junto a otros factores, en la falta de credibilidad y confianza de quienes fueron electos por votación popular.

El integrante de la Comisión Política del PPD, conversó con este diario electrónico sobre los cuestionamientos hacia la gestión del presidente de la colectividad, Jaime Quintana, por lo que, algunos llaman, cambios abruptos en su forma de actuar y en sus declaraciones y, al mismo tiempo, analiza el actual escenario político y los caminos que se debieran recorrer para encontrar el camino adecuado.

-¿Qué tan efectivo es que el presidente del PPD, Jaime Quintana, se estaría quedando solo dentro de la colectividad, sin mayor apoyo por parte de la dirigencia y de las bases, a raíz de sus declaraciones, cada cierto tiempo, destempladas, como algunos la califican? Menciono dos ejemplos concretos: la llamada retroexcavadora y su reacción inicial de cuestionar al ex Ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo y que, finalmente, en el último Consejo Nacional, se vio obligado, por la fuerza de los militantes del partido, a reconocer que el ex Ministro del Interior fue el propulsor de varias reformas consideradas emblemáticas.

No sé si le está pasando la cuenta el tema de la retroexcavadora, pero esos eufemismos, esas caricaturizaciones, algunas veces, sí te pueden jugar en contra cuando no son bien empleadas. Hoy día, la situación del presidente Jaime Quintana dentro del PPD no es que se esté quedando solo, ésa es una opinión que tienen, tal vez, los parlamentarios. Si bien, las opiniones que han dado los diputados, apuestan a la necesidad de ser responsables con el tema del gasto fiscal, nosotros dentro de la Comisión Política, también hemos manifestado esta opinión.

-Respecto del tema del gasto fiscal, ¿cómo Partido por la Democracia que harán?

El lunes tenemos una reunión con el Ministro de la Secretaría General de Gobierno, Nicolás Eyzaguirre y con el Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés y, previo a eso, algunos miembros de la  Comisión Política nos vamos a juntar hoy viernes y el fin de semana, para preparar un documento que estará, a disposición de los ministros el lunes próximo, para darles nuestra visión con respecto al desarrollo actual del Gobierno.

-¿Cuál es la idea de esta reunión que, como integrantes de la Comisión Política del PPD, sostendrán?

Toda el agua que ha pasado bajo el puente, que ha sido mucha, ha sido un aluvión político. Hoy día, ya pasó y hay que catastrar y revisar la situación. Desde la Comisión Política del PPD, hemos planteado  a algunos ministros que es hora, como todo programa y como toda organización, de hacer una revisión de las propuestas, los planes y proyectos, para saber qué cosas se han hecho, lo correcto que se ha hecho publicarlo, lo que falta por hacer revisarlo y lo que no se alcanza a materializar, habrá que manifestarlo y dejarlo para un nuevo Gobierno de la Nueva Mayoría.

-¿Este análisis no se debió hacer antes y no haber esperado que se llegara a este nivel de crisis política?

Uno cuando parte puede pensar que es muy temprano para hacer una evaluación o pensar que falta mucho para poder hacerla, pero creo que ya pasamos un período suficiente de tiempo, se ha avanzado en el tema de las reformas, pero hay otro cuadro, otro escenario económico en el país y otro escenario que la derecha económica y política nos quiere instalar.

-¿Usted cree que, en este minuto, con las actuales condiciones políticas, está el escenario para que se produzca una revisión y análisis, objetivo y serio de todos los partidos que forman parte de la Nueva Mayoría, sobre cómo ha avanzado el Gobierno?

Obviamente, la Nueva Mayoría se tiene que sentar, conversar y tenemos que evaluar. Es imposible no evaluar, todo lo que uno propone en el corto, mediano o largo plazo, debe ser evaluado. Pienso que ya estamos en el mediano plazo del Gobierno y hemos cumplido una agenda importante y hemos dotado al país de una serie de reformas que han sido muy importantes y que, obviamente, en este minuto no serán plasmadas por la ciudadanía, porque se verán en las próximas elecciones, pero esas reformas ya están resueltas.

-¿Se hace necesaria una evaluación que mida, por ejemplo, cuánto ha avanzado el Gobierno en sus propuestas?

Todo el mundo en sus organizaciones y en su vida tiene que evaluar. Y nosotros, como Nueva Mayoría nos tenemos que juntar con el Gobierno y evaluar lo bueno y hay que dar a conocer muchas cosas que la gente desconoce.

Falta de retroalimentación

-¿Ha faltado un adecuado manejo comunicacional a la hora de contarle a la ciudadanía lo que está haciendo el Gobierno? Se lo pregunto, porque da la impresión que, en determinadas situaciones, se improvisa.

Pienso que el Gobierno ha hecho lo que corresponde, que es dar a conocer los temas en las instancias que ameritan y debiera hacer un esfuerzo mínimo para darlo a conocer a la ciudadanía, en general y plantear en qué está. El Gobierno, ahí tiene una cuota que es muy menor, porque la gran cuota la tenemos nosotros, los dirigentes de los partidos políticos, porque es nuestra responsabilidad y no podemos enterarnos, sólo cuando el Ministro respectivo, baje las líneas del escenario.

-¿Qué se hace, entonces, para cambiar el rumbo?

Hoy día, basta apretar una tecla para buscar una página y encontrar un proyecto, o la ley aprobada y se tiene que leer. Uno se la  debe aprender y hacer la evangelización, es decir, educar. En eso, estamos fallando los partidos de la Nueva Mayoría.

-¿El error, entonces, es esperar que les informen de todo, desde las cúpulas y les digan lo que se tiene que hacer, porque no hay retroalimentación, porque no hay interés de informarse y de averiguar sobre los temas?

Como dirigente nacional tengo la suerte de relacionarme con la militancia del partido y en regiones. Me llama la atención que me digan: ¡El Seremi no me ha llamado para explicarme la Reforma Tributaria, o no me ha llamado para un encuentro y explicarme la Reforma Educacional! Ahí, es donde uno dice, ¡el PPD es un partido de Gobierno! y, por lo tanto, nosotros como nunca, como partido tenemos una responsabilidad y como dirigentes tenemos una doble responsabilidad que es ir y dar a conocer las reformas, las propuestas, las leyes que se han aprobado, lo que se está discutiendo en el Congreso.

-¿Será acaso que, en general, la política en los últimos años, incluyendo a las bases, los dirigentes y parlamentarios, están acostumbrados al ritmo de informarse poco, de no manejar los temas y esperar que otros sean los que entreguen la información y no partir desde la base de que quien opina lo haga con real conocimiento?

En los partidos políticos hemos perdido algo esencial que es la formación. Cuando tú no tienes educación cívica en los colegios, no sólo golpeas a la sociedad común y corriente, golpeas también a los militantes de partido. Somos en el PPD, un partido joven, pero esa juventud también la demuestra en la formación de sus militantes. Sería patudo si generalizo, perodas en el clavo, porque uno ve con la liviandad con que, a veces, un militante de partido opina sobre algunas temáticas, sin ni siquiera tener el  tupé de dar vuelta la hoja de un proyecto y leerlo.

-En general, ¿la clase política está en deuda con la sociedad civil?

Cada uno en su plano. El Congreso está en deuda, ellos tienen una deuda gigante con respecto a la discusión de las leyes y la promulgación de éstas y su difusión. La falta de educación cívica en la sociedad golpea a los partidos políticos y tenemos una responsabilidad, porque si no se está haciendo esa formación en los colegios, tenemos que salir a educar al analfabetismo cívico.

-Usted habla de la responsabilidad que le cabe a los partidos de la Nueva Mayoría, pero ¿cuál es el grado de responsabilidad concreta que le cabe al PPD en esta falta de formación y de información antes de emitir opiniones infundadas sobre diferentes temas?

Si me dices, ¿qué es lo que la falta a mi partido? Al PPD, le falta empuje, le falta ganas y eso me falta a mí también, me falta la intencionalidad de insistir. De repente, con mis compañeros estamos los sábados discutiendo temáticas que son importantes, nos miramos a la cara, a pesar de que debiéramos estar en otro lado, pero estamos donde debemos estar. Hay mucha gente de la sociedad civil que está dispuesta a tener información y nosotros no somos capaces de traspasarla.

-Eso es un problema de las estructuras partidarias, pero le pregunto puntualmente por el PPD…

Bueno, tenemos una gran mesa nacional, una excelente estructura regional, pero para abajo, parece que se nos va cayendo el partido, porque cada vez, tenemos comunales más pequeños, que, finalmente, se activan cuando hay campaña y, entre campaña y campaña, no hay acción.

-¿Es difícil hacer política cuando algunos tuvieron la posibilidad de conseguir el dinero para hacerlo?

Así es, porque otros tuvimos que hacerlo con nuestras puras ganas de hacer política, de reunirse con la gente, de explicar lo que hay que hacer. Es tan simple como apretar una tecla en el computador, pero sin plata para arrendar sede, sin plata para pagarse los viajes. Yo no estoy pidiendo que nos paguen, sino que se nos den las condiciones básicas para reunirnos, para llegar a un buen lugar.

-¿Cómo está funcionando esto en la práctica, me refiero al hecho de tener las condiciones básicas o mínimas para reunirse y trabajar en forma partidaria?

Mira, hay instituciones espectaculares como los bomberos. Ellos hacen un proceso ad honorem, pero tienen su sede, tienen su lugar y donde juntarse. Por ejemplo, uno llega a una comuna a la sede partidaria y no hay sede del partido. Uno se pregunta, hay alcalde y concejales que pueden solucionar el tema y esto no pasa, porque destinen recursos con dineros de la municipalidad, sino que inquieta saber que tienen los recursos para poder atender a los militantes y ayudarnos a hacer vida partidaria.

-¿En qué afecta esta situación de desprotección que se observa?

Esa falta de no poder hacer vida partidaria, tiene a los partidos políticos sin cable a tierra y se discuten, algunas veces temas, frente a los que la militancia corriente, no está de acuerdo y ese cable a tierra no existe.

Amigo de Rodrigo Peñailillo

-Tengo entendido que usted es amigo del ex Ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo. ¿Cuánto afectó al PPD la maquinaria montada por él, junto a Martelli y Rosenbluth, para la segunda campaña presidencial de Michelle Bachelet? Se lo pregunto, aludiendo a las eventuales presiones que habría realizado Peñailillo para que el Servicio de Impuestos Internos no siguiera ahondando en el tema de Martelli y no se evidenciara el “trabajo” pagado que realizaban.

Quiero decir que los partidos políticos estamos para enfrentar éste y otro tipo de situaciones, todos los días y a cada rato, si no, no seríamos partidos políticos. Nos golpea, pero insisto que los partidos políticos debiéramos estar preparados para esto, para buscar caminos de salida, de entendimiento, ordenar la casa y seguir avanzando.

-¿Cuál es su visión como amigo de Peñailillo?

En mi caso, me costó 24 años llegar a la dirección nacional del PPD, he pasado por todas las instancias partidarias. He trabajado en muchas campañas, visitas de concejales, de alcaldes, de diputados, de senadores y en las presidenciales, en algunas he sido contratado, pero nunca con sueldazos, sino con lo que le pagan a uno cuando está trabajando en campaña, porque uno se dedica a entusiasmar a la gente, a repartir las propuestas y a incentivar a la gente que vaya a votar.

-¿No se está, precisamente, haciendo millonario, sino que hay un trabajo partidario, de convicción política, en su caso?

Claro, para eso te formaste, para eso te dijeron que tenías que prepararte. Uno va con la ética por delante, trabajando. Cuando he planteado esto, algunos compañeros de mi partido, me dicen ¿no sabías nada? Los miro y les pregunto, ¿ustedes, sí sabían? Creo que tampoco lo sabían –refiriéndose a la plataforma para recaudar dineros en la que figura Peñailillo-. Quiero dejar en claro, no es que un grupo estuviera haciendo algo, somos todos militantes del mismo partido, en diferentes rangos, en diferentes actividades. Aquí hay formas de hacer las cosas y hay algunos que entendieron que para hacer política había que resolverlo de una forma y, otros, lo resolvieron de otra forma, nada más, no son entes demoníacos, son compañeros de ruta, son compañeros probo y, no me cabe ninguna duda, que tomaron la decisión de hacer la política de esa forma, era su visión de hacer las cosas.

-Pero, ¿usted comparte esa forma de hacer política, montando una plataforma para conseguir dinero, incluso, proveniente del yerno de Augusto Pinochet, para levantar una campaña presidencial?

Creo que primero se tiene que resolver si eso es un delito o no, y mientras eso no se aclare, no puedo prejuzgar por esa situación.  Lo  que me molesta es que no corresponde que nadie de los nuestros rasguen vestiduras, que golpeen la mesa y que digan que los partidos políticos no son agencias de trabajo. Cuando en política, alguien comienza con la lógica de que el dinero no tiene olor, comienza la corrupción y no importa de dónde venga el dinero, ahí comienza la corrupción, cuando cierras los ojos y dices que el dinero no tiene olor, pienso que parte la corrupción.

-¿Cree que Peñailillo, Martelli y Ronsebluth dejaron de sentir el “olor” del dinero y daba la mismo de dónde viniera, con tal de conseguir una segunda buena campaña presidencial para Michelle Bachelet?

No lo sé, lo tendrá que resolver la justicia. No puedo prejuzgar a ninguno de los tres compañeros de partido –Martelli dejó de ser militante del PPD en 2010-.

-Pero, en la práctica, ¿la situación de Rodrigo Peñailillo afectó la confianza de los militantes de base del Partido por la Democracia, sobre todo por ser considerado una figura prominente de la política?

Por supuesto, pero sigue siendo una figura, porque en política, nadie se muere.

-Pero, nadie muere, porque la ciudadanía tiene mala memoria y vuelve a votar por los mismos…

Tenemos memoria corta y es producto de la falta de educación cívica. Con el caso de Peñailillo, por supuesto, se dañó la moral interna del PPD, porque algunos debieron sentirse muy tocados, muy desconcertados. Otros que no tragan a Rodrigo, deben estar aplaudiendo esta situación, porque somos también un país de chaqueteros.

-A propósito de rasgar vestiduras, el presidente del PPD, Jaime Quintana, fue uno de los primeros que cuestionó a Rodrigo Peñailillo y después, casi obligado en el marco del Consejo del partido, reconoció que, al menos, profesionalmente, había liderado importantes reformas. ¿Cómo evalúa ese cambio de postura?

Eso responde un poco cuando me preguntas qué pasa al interior del partido. Cuando en el Consejo Nacional se tocaron estos temas, nadie aplaudió ni le hizo un monumento a Rodrigo Peñailillo, pero tampoco nadie lo pifió.

-Pero, le pregunto por la actitud de Jaime Quintana que, primero, critica públicamente a Rodrigo Peñailillo y levanta una suerte de muro y, después, tiene que derribar esa pared, porque las bases no estaban de acuerdo con su negativa…

Son las acciones erráticas que tiene Jaime Quintana. Él ha tenido posiciones que han tenido algunos vaivenes. ¿No te pareció ridículo, por televisión, cuando la mesa decide, en privado, sugerirle a Rodrigo Peñailillo una vez que sale del Ministerio del Interior, que fuera candidato a diputado por Coquimbo?

-Y fue un grupo específico, reducido, dentro del PPD que le ofreció esa oportunidad a Peñailillo.

Exacto. Por eso te digo, no se representan todas las visiones dentro del PPD, algunas veces.

Daisy Castillo Triviños/El Muro

/ In Últimas Noticias / By PPD / Los comentarios están deshabilitados en Carlos Ibaceta (PPD): No poder hacer vida partidaria, tiene a los partidos sin cable a tierra
X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.