¿Adelantar las elecciones parlamentarias y cambiar el gabinete?

Por Jaime Rubio Palma 

Ambas propuestas requieren ser miradas con suspicacia ¿Qué se pretende al formularlas? ¿Agudizar aún más la crisis? Respecto a la propuesta de adelantar las elecciones parlamentarias, sus proponentes están explícitamente reconociendo, en el caso de los parlamentarios en ejercicio,  su propia incapacidad, para actuar proactivamente y con celeridad  en este escenario de turbulencias políticas y éticas. No es aventurado, entonces, colegir que ellos están abdicando de la principal responsabilidad por la que fueron elegidos: legislar. Al proceder de esa manera demuestran poca solvencia para legislar en períodos de crisis y no saben cómo manejarse en una situación que requiere serenidad  y sensatez para mostrar una luz al final del túnel que actualmente se encuentra oscurecido por los gases emitidos por el vínculo malsano entre la política y el dinero.

El adelantar las elecciones parlamentarias impide encauzar una pronta salida al problema basal de la crisis, cual es aprobar urgentemente una nueva normativa para el financiamiento transparente de la política para evitar que esta siga secuestrada, en una alta proporción, por las grandes empresas. Convocar a una nueva elección no es racional ni adecuado, puesto que se estarían dilatando propuestas ampliamente compartidas para salir de esta crisis política, como las que evacuara la Comisión Asesora Presidencial contra los Conflictos de Interés en su informe del próximo 23 de abril – las cuales abarcaran desde la regulación de la política como las prácticas y conductas del mundo empresarial.

Adelantar las elecciones no contribuye en nada a salir del pantano en que se encuentra la actividad política, solo prolonga y recrudece su empantanamiento. En vez de aportar a la superación de la crisis, ralentiza el paso para sacar a la política en la degradación en que se encuentra.

Es hora de legislar y no de desplegar palomas y gigantescas paletas de propaganda insulsa. El actual Parlamento no puede abdicar de su responsabilidad constitucional de asumir, como generador del problema, ser parte activa en la solución del mismo, particularmente cuando ni el parlamento como tampoco el  Ejecutivo está invalidado para resolver esta crisis política dentro del  marco constitucional vigente, mientras que el adelantamiento de las elecciones requería un  cambio en la Constitución que, indudablemente, alejaría una pronta salida a la crisis del financiamiento de la política.

En relación al cambio de gabinete, solicitado en forma majadera por la derecha y también por algunos ex ministros de la concertación, es una opción posible. Sin embargo, las motivaciones esgrimidas tienen un tufillo de pretender poner un freno a la agenda de reformas impulsadas y comprometidas por la presidenta Bachelet en su campaña. Por tanto, es fundamental discutir las causas para el cambio; la cuestión es si este cambio debe consistir en constituir un equipo más afiatado y calificado para mejorar la gestión técnica y política de las reformas agendadas por el gobierno para llevar a Chile a un desarrollo inclusivo o, en caso contrario, un cambio de rostros que tenga como objetivo “dar una señal al país” -según palabras de Peréz Yoma- de una ruptura con la carta de navegación de las reformas ya propuestas.

La pregunta que la centroizquierda debe hacerse es a quien se le quiere dar una señal, partiendo del hecho que un cambio de gabinete y el historial de los eventuales reemplazantes, será un indicio unívoco de la orientación futura de ese gobierno. La señal solo tiene dos destinatarios: a quienes desean volver a poner el foco en el programa de gobierno y las reformas, garantizando así su avance o aquellos que aspiran a congelarlas.

/ In Últimas Noticias / By PPD / Los comentarios están deshabilitados en ¿Adelantar las elecciones parlamentarias y cambiar el gabinete?
X
These kinds of dazzling details endow the idea with the feeling regarding manipulated energy very much like exactly what a high-powered rushing vehicle enhancing around the beginning grid. Jarno Trulli's personal, also in reddish like a dramatic scuff for the clear amethyst amazingly caseback, also accentuates the particular sports heart and fake rolex soul of the model. The combination with the intensive gray with this Cermet bezel as well as the glistening black with the throw carbon dioxide circumstance middle creates a great stylishly subtle and complicated effect.