Unidad en la Diversidad

Columna de Víctor Barrueto, Publicada en Diario La Tercera, 26 de mayo 2017

 

Uno de los grandes descubrimientos y aprendizajes de los demócratas en la lucha contra la dictadura fue la sabiduría de la “Unidad en la diversidad”. Esto se ha convertido casi en un principio filosófico que orienta no solo a la política, la sociedad, sino que la vida misma. Comprender lo humano supone comprender su unidad en la diversidad y su diversidad en la unidad. Que la idea de la unidad no borre la diversidad y que la de su diversidad no borre la unidad.

 

En el origen de la Concertación por la Democracia lo más difícil fue construir la unidad, ya que las diferencias en el pensamiento y en lo que cada uno representaba eran inmensas. Después de 23 años gobernando juntos, la unidad era grande, pero cada vez más parecíamos lo mismo: unidad sin diversidad, cada vez más vacía, donde cada uno perdía identidad, significado y representación de algo distinto al otro. Así se inició hace unos años un proceso de diferenciación por uno y otro lado, donde la DC lo ha vivido más intensamente, pero luego también el PPD y hoy el PS. En eso estamos. Tiene riesgos, pero también puede ser muy potente. Ya que una nueva unidad de la centro izquierda podría representar algo verdaderamente diverso en su representación social y cultural, es decir, algo más vivo y dinámico.

 

Tendremos que acostumbrarnos, eso sí, a que las cosas sucedan de otra manera.

 

La unidad se producirá en la segunda vuelta presidencial, luego de una primera vuelta- primaria, y probablemente solo como un pacto de gobierno. Habrá que generar el máximo de puentes y con suficiente tiempo para que eso suceda realmente y no terminemos en rupturas irreparables.

 

Todo esto puede ser y estar incluso bien, mientras no perdamos de vista el horizonte fundamental: que esa unidad más frágil con una diversidad más densa es para construir y lograr una mayoría social y política por los cambios que permita seguir transformando Chile en un país más justo, más democrático, más sano y más bueno.

 

Ultima reflexión: normalmente los procesos de construcción de unidad en la diversidad se juegan en algún nudo difícil de desatar. Si miramos la experiencia reciente de la Nueva Mayoría parece ser que este será como combinar bien el crecimiento y las reformas sociales.

 

Porque, así como sin crecimiento todo es más difícil, también es cierto que no basta solo con crecer para resolver nuestros problemas. Así lo demuestra la exitosa experiencia chilena de los últimos 30 años.    Necesitamos crecer más que los años recientes, pero también que ese crecimiento sea de mejor calidad, mejor distribuido y más sustentable.

 

La idea de poner el BIENESTAR de tod@s por delante, donde lo fundamental sea cómo “convertir” ese crecimiento en bienestar, integrando crecimiento y más igualdad a ese fin, a través de reformas bien diseñadas y bien implementadas, puede ser el camino para resolver ese dilema. Donde el bienestar comande las estrategias de crecimiento, donde a diferencia del “crecimiento equitativo”, en que lo sustantivo era el crecimiento y lo adjetivo la equidad, aquí lo sustantivo sea el bienestar y lo adjetivo el crecimiento. Quizás así logremos interpretar bien a tod@s para esta nueva época.

X